domingo, 14 de octubre de 2018

Demasiado...

Demasiado sensible para encajar. Demasiado eterna para encontrar su lugar. Así era ella...

Su belleza...

Su belleza residía en la capacidad que tenía para convertir el dolor en poesía...